Miércoles de Pascua con el Corazón de Jesús

Es necesario que nos convirtamos en testigos de su resurrección, intelectual y moramente, intelectualmente, por medio de estudios que nos hagan capaces de llegar a ser verdaderos apologistas de Cristo y de la religión; moralmente, a través de nuestra propia resurrección espiritual, sus virtudes y su santidad, a fin de que testimoniemos verdaderamente su resurrección. (P. Dehon)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *