Mírame, Señor

MÍRAME, SEÑOR, Y NO DEJES NUNCA DE MIRARME

 

No dejes, nunca, de mirarme, Señor

porque, donde Tú miras, sé que se encuentra el pozo de la felicidad.

¿Qué tiene tu mirada, Señor?

¿Por qué, hundiéndose tus ojos en el suelo, no dejas de poseer tu corazón en el cielo?

No dejes, nunca, de mirarme, Señor

porque, de la manera en que Tú miras

uno se encuentra con la paz sin fisuras

con la sabiduría que viene del cielo

con la serenidad que necesita nuestra existencia.

 

¿Por qué me miras, así, Señor?

Indigno soy de tu mirada, Señor.

Me propones caminos de vida, y elijo los que conducen a la muerte

Me susurras palabras de aliento,

y me disipo en el ruido

Me acaricias con mano de amigo,

y mendigo aquellas que no me ofrecen nada.

 

Mírame, Señor, y no dejes nunca de mirarme.

Porque, el camino, cuando Tú marchas delante

es menos árido y menos complicado

Porque, la senda, cuando es iluminada

por tu presencia

 

se convierte en vida y esperanza,

ilusión y agradecimiento.

 

Mírame, Señor, y no dejes nunca de mirarme.

Para que mi corazón, junto al tuyo siempre,

se agite con movimiento ascendente, hacia el cielo

y en ritmo descendente, hacia la tierra.

¿Por qué me miras, así, Señor?

¿Qué tengo yo de noble para que tus ojos

se detengan en mí?

¿Qué has encontrado en mi vida

para que, por un solo instante,

sea yo merecedor de tanto amor y de tanta gracia?

No me importa, Señor;

Aquí tienes mi fragilidad y mi angustia

mis temores y mi cobardía

mi dureza y mis egoísmos

mis luchas y mis contradicciones

mis flaquezas y mis caídas.

 

Mírame, Señor, y no dejes nunca de mirarme.

Porque, cuando Tú miras,

sé que el futuro ya no será tan incierto

ni tan difícil soportarlo

Sé que el presente estará más lleno

de plenitud y de luz

Sé que el pasado, ya no contará

por los errores cometidos.

 

Mírame, Señor, y no dejes nunca de mirarme

Y, cuando me mires,

déjame, siquiera un segundo,

acercarme a tu corazón y,

luego, seguir adelante.

Amén
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *