Misión del corazón

mision del corazon

Misión del corazónCompartir la vida, salir de uno mismo, acoger al otro, escucharle y anunciarle que Cristo está vivo, es vivir la misión. Esto fue lo que viví en la misión dehoniana que se realizó en Chile, entre los días 15 y 19 de julio en la comuna Doñihue, ubicada en la sexta región del país. Esta es una comuna que se dedica en su mayoría a la agricultura y es donde se hacen los chamantos más caros, ya que uno solo llega a costar $ 2.000.
En la misión participaron 47 jóvenes y 10 religiosos dehonianos. Esta sólo duró cuatro días, porque es parte del itinerario formativo, que busca animar en la fe a la comunidad y el ser misionero de los jóvenes, para la misión de invierno que dura dos semanas.
El desarrollo de la misión estuvo marcado por comunidades de 6 a 8 jóvenes, más un religioso dehoniano. Las comunidades contaban con un coordinador que dirigía las actividades de cada día, tales como: limpieza de los lugares comunes, limpieza de los baños, la preparación de las comidas: desayuno, almuerzo y las once, y las visitas a las familias. Fue interesante y motivador ver a jóvenes entusiastas y animados durante la misión, tanto que no importaba el frío e incluso la comida, porque ellos mismos la hacían para los demás. La misión, a más de salir a visitar y anunciar la Palabra en las familias, fue una tiempo de convivencia Durante los días de misión la convivencia se fue haciendo más cercana y vinculante, entre nosotros y con la gente de la comunidad.

Las visitas a las familias se realizaban por la mañana y por la tarde. Cada comunidad tenía asignado un sector de la comuna, el cual tenía que visitar durante la misión. Para las visitas a las familias todos recibíamos formación la noche anterior. Esta formación estuvo a cargo del P. Cristian Cuevas, scj y cada noche era un tema específico que ayudaba, animaba y servía de herramienta para las visitas a las casas del día siguiente. A mas de nutrirse de la Palabra de Dios en la formación, los misioneros teníamos todas las mañanas la oración de inicio de jornada, a las doce del medio día la adoración eucarística y por la tarde la misa con toda la comunidad.

Las visitas a las familias se las realizaban por grupos de tres personas y el objetivo era compartir la Palabra de Dios, escuchar a las familias, animarlas a participar de las actividades y programaciones de la parroquia de Nuestra Señora de la Merced de Doñihue, bendecir sus casas, dar la comunión a personas enfermas y mayores que no podían movilizarse y, sobre todo, compartir la alegría del evangelio desde nuestro ser joven, teniendo en cuenta que desde el amor, la comprensión y compañía podemos reparar los corazones de muchas personas que sufren y con las cuales nos relacionamos.

La realidad que nos encontramos en las familias, en muchos casos era dura: abuelos que viven solos, familias que habían perdido a un ser querido recientemente, gente sin trabajo, y además, la poca presencia de jóvenes, ya que salen a estudiar y trabajar en la capital, Santiago. Todas estas situaciones nos ablandaron el corazón y con ello alguna lágrima brotó, algún abrazo se dio y una sonrisa se regaló.

La misión en Doñihue, fue una experiencia del corazón, una experiencia renovadora de mi vocación como religioso dehoniano, fue un encuentro con Dios porque se vivió el espíritu de oblación y de amor como un auténtico servicio a la Iglesia. Fueron cuatro días de compartir la vida y oración por un mismo objetivo: el encuentro con Cristo que nos hace profetas del amor y servidores de la reconciliación en el tiempo en que vivimos.

Cl. Humberto Hidalgo, scj

2 comentarios

  1. Todo los días llega a mi correo todo lo que escriben en el blog, pero este ha sido particular porque desde que empece a leer sentí que era la experiencia suya Humberto, Dios me lo bendiga y me liga iluminando, guiando, y fortaleciendo su vocación.

  2. Humberto te quiero, desde que empecé a leer sentí que era usted, Dios lo bendiga y lo acompañe en su vocación fortaleciéndolo, guiándolo, siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *