Nicólas Castellanos

Nicolás Castellanos es uno de esos hombres que se convierten en un ejemplo para la Humanidad. Nacido cerca de León en la dura España de los años 30, se hizo sacerdote en Palencia, diócesis de la que llegó a ser obispo. Dimitió de este cargo en 1992 y decidió irse a Bolivia, a la región de Santa Cruz, donde inició el duro camino de las misiones acompañado por un pequeño grupo de religiosos.

Castellanos es un hombre dinámico y un hábil conversador. Organizador preciso. Exigente. Cariñoso. Con su proyecto Hombres nuevos, el ‘padresito’ Nicolás, como le llaman sus amigos de Bolivia, ha revolucionado el barrio del Plan 3.000, un lugar humilde en medio de un país humilde. Ha construido colegios, comedores, polideportivos, universidades… Y lo ha hecho, según sus palabras, para que los pobres tengan una vida más digna y la oportunidad de desarrollarse. Su tarea el valió el premio Príncipe de Asturias de la Concordia de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *