Novena al Sagrado Corazón de Jesús

novena-Sagrado-Corazón

 Saludo

Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío.

Jesús, sencillo y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo.

Día 1: Un corazón que sostiene

El Corazón de Jesús es un corazón atento a nuestros problemas, dispuesto a ayudarnos. Nosotros, sedientos de Él, lo buscamos y lo ansiamos, queremos contemplar su amor y su bondad. De madrugada o acostados en la noche, nuestro recuerdo va a Él, porque bajo su mirada nos sentimos felices. Su presencia protectora siempre nos acompaña.

Día 2: Un corazón que perdona

La ternura del Corazón misericordioso del Señor perdona nuestros pecados. Él crea en nosotros un corazón puro y renueva nuestra vida con su Espíritu. Animados por su bondad también nosotros nos volvemos bondadosos y mostramos sus caminos de misericordia a los que andan perdidos.

Día 3: Un Corazón que escucha

La total confianza en el Señor nos hace esperar contra toda desesperanza. Él siempre escucha nuestro clamor y nos salva cuando estamos hundidos. Afianza nuestros pasos y nos da firmeza en las dificultades. Por eso si confiamos en Él, nuestro corazón estará feliz. Él nos escucha, pero también quiere que le escuchemos a Él. Abre nuestro corazón para que con disponibilidad plena le digamos: “Aquí estoy, Señor”.

Día 4: Un Corazón que nos da su Palabra

La Palabra de Dios en la Biblia es la luz que ilumina la vida del creyente. La escucha atenta de esta Palabra nos llena de felicidad, porque hace presente en nuestra vida la voz de su Espíritu que nos guía hacia un camino de realización plena. Con corazón puro alabamos al Corazón de Cristo, agradeciendo su presencia salvadora entre nosotros, y le pedimos que nunca nos apartemos de Él.

Día 5: Un Corazón de un Buen Pastor

Jesucristo es el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas. Junto a Él encontramos manantiales frescos y banquetes exquisitos, símbolos de la plenitud de los dones que Él nos da. Su amor y su fidelidad nos acompañan para siempre.

Día 6: Un Corazón providente

Confiar en la Providencia de Dios no significa estar de brazos cruzados. El Señor nos llena con todos sus dones que, gracias a nuestra colaboración, llegan a ser frutos de nuestro trabajo. Bendigamos al Señor por toda su Creación y por la tierra que alegra nuestro corazón con tantos bienes como nos ofrece.

Día 7: Un Corazón bueno y compasivo

La bondad del Señor se manifiesta en su ternura cuando se inclina a escuchar nuestras voces suplicantes. Él es bueno y compasivo porque defiende a los pequeños y oprimidos por tantos males. Él es el Dios misericordioso. Al proclamar la bondad del Señor, nuestro corazón encuentra su paz y la certeza en que Él enjugará nuestras lágrimas para siempre.

Día 8: Un Corazón que ampara a los débiles

En el momento de las dificultades, el Señor se hace presente en nuestra vida y alivia nuestro dolor. Las pruebas que nos acechan nunca nos superarán, porque Él es el amparo de los débiles y la felicidad de los que saben solidarizarse en el dolor. Este Corazón que cuida al débil podrá siempre vivir cerca de Él, alabando y bendiciendo.

Día 9: Un Corazón que nos bendice con amor

Bendecir a Dios es un momento importante en nuestra oración. De esta manera le manifestamos nuestro agradecimiento por su amor, que él hace brillar en nuestra vida. Él guía los destinos de la humanidad con justicia y rectitud. Por eso, todos los habitantes de la tierra están llamados a participar en su reino de amor. “¡A Dios den gracias los pueblos, alaben los pueblos a Dios!”.

Oración diaria

Corazón de Jesús, llena nuestro mundo de tu amor. Tú que, a pesar de las debilidades y egoísmos de los hombres, haces comprender que se ensancha tu Corazón cuando ves crecer la Civilización del Amor. Haz de nosotros almas generosas que se entreguen por entero a tu proyecto de salvación sobre la humanidad. Sagrado Corazón de Jesús en ti confío. Amén.

 

Petición (Todo lo espero de tu infinita bondad si es para tu gloria y para nuestro bien.)

Letanías

Corazón de Jesús, bondad y amor infinitos                                                          Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, fortaleza de los que sufren.                                                  Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, consuelo de los afligidos.                                                        Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, digno de toda alabanza.                                                          Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, salvación de los que en ti esperan.                                    Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, paciente y lleno de misericordia.                                         Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, fuente de vida.                                                                           Ruega por nosotros

 

Ofrecimiento al Sagrado Corazón de Jesús

¡Divino Corazón de Jesús! Por medio del Corazón Inmaculado de María, te ofrezco las oraciones, obras y trabajos de este día, para corresponder a tu gran amor. Te presento mi vida entera para que se haga tu voluntad y no la mía. Haz que toda mi persona contribuya a la construcción de tu Reino. Que mi corazón responda a los impulsos de tu Corazón. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *