Eduardo González nos cuenta sus sentimientos al entrar al Noviciado

Eduardo

El pasado 14 de septiembre entraron al Noviciado Eduardo, João Amaro y José Manuel, tres jóvenes que comienzan un año donde conocerán más de cerca la vida comunitaria en la Congregación SCJ y afianzarán la vocación a la vida religiosa.

Hoy conocemos un poco más a Eduardo González que nació en Palencia el 31 de agosto de 1996. Allí cursó sus estudios de Primaria, y los de Secundaria los realizó en nuestro Colegio y Seminario Sagrado Corazón de Venta de Baños. A continuación, marchó al Colegio y Seminario San Jerónimo en Alba de Tormes, donde estudió Bachillerato.

-¿Cuándo surgió su vocación religiosa?                       

Es difícil determinar un momento concreto donde surge la vocación religiosa de una persona, ya que es con el paso del tiempo cuando te vas dando cuenta de lo que quieres, del camino que quieres escoger, aun a sabiendas de que en el camino que estás crees que no es lo tuyo en muchas ocasiones.

EDUARDO (5)

-¿Cuándo estableció su relación con los Dehonianos?        

A los Dehonianos los conocí cuando en la Educación Secundaria quería cambiar de colegio, y hablando con mis padres, no me importaba ir a un seminario, lo que mucha gente conoce como internado. Allí fue donde empezaría un largo camino, del que hoy ya hace 9 años.

-¿Qué supone el inicio del Noviciado? ¿Qué espera de esta etapa?        

El Noviciado es una etapa de mayor conocimiento, por un lado de la Congregación y por otra parte de mí mismo. El inicio del Noviciado supone para mí una nueva etapa, un camino en el que debo caminar, afrontando miedos, durezas, perezas…

De esta nueva etapa que comienzo espero que sea una gran riqueza, y con la unión de los noviciados de la provincia portuguesa y española enriquecerme, no solo de la vida religiosa, y de nuestro fundador el P. Dehon, sino de la convivencia con una cultura diferente.

-¿Qué sentimientos le invadían en el acto de Entrada al Noviciado? ¿Cómo vivió ese momento?

Amor, perdón, esperanza y miedo.

Amor el que Dios nos tiene a cada uno de nosotros, creamos o no, queramos o no, Dios nos ama a cada uno tal y como somos.

Perdón que Dios nos concede a pesar de que muchas veces no hagamos lo que debemos hacer.

Esperanza porque como siempre me han dicho es lo último que se pierde, y que por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.

Y el miedo, sentimiento que está siempre presente cuando empiezas a hacer algo nuevo, y que, aunque conozcas a los hermanos, aunque conozcas la casa, es una etapa formativa que nunca antes he vivido y causa ese miedo, así como ese miedo a tomar una decisión equivocada.

-Como joven que es, ¿cómo es nuestra juventud de hoy en día? ¿Cómo es su relación con el tema religioso?

La juventud que hoy vemos es muy variada, hay jóvenes creyentes, ateos, agnósticos, de todo tipo. Hay jóvenes que se entregan mucho por el tema religioso, que participan en actividades de pastoral, en confesiones, campamentos, pascuas, encuentros, pero también los hay quienes son muy contrarios a todas esas cosas y no quieren participar. La juventud es muy variada, y como tal variedad hay veces que no se sabe muy bien que proponerles y que les va a gustar.

EDUARDO (2)

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *