Nueve días con el Corazón de Jesús. Un Corazón bueno y compasivo (7)

La bondad del Señor se manifiesta en su ternura cuando se inclina a escuchar nuestras voces suplicantes. Él es bueno y compasivo porque defiende a los pequeños y oprimidos, que caminan en su presencia. Él es el Dios misericordioso. Al proclamar la bondad del señor, nuestro corazón encuentra su paz y la certeza que Él enjugará nuestras lágrimas para siempre.

Salmo 116:

Amo al Señor porque escucha
Mi voz suplicante,
Porque inclina su oído hacia mí,
En el día que lo invoco.

Me envolvían redes de muerte,
Caí en tristeza y angustia,
Invoqué el nombre del señor,
Le grité: “Salva mi vida”.

El Señor es bueno y compasivo,
Es un Dios misericordioso.
El Señor defiende a los pequeños,
Estando yo sin fuerzas me salvó.

Recobra la paz, mi corazón,
Porque el Señor es bueno contigo.
Él libró mi vida de la muerte,
Mis ojos de las lágrimas
Y mis pies de la caída.

 

 

 

RECOBRA PAZ MI CORAZÓN

Señor, Dios de la Paz, abre mi corazón
a las exigencias concretas del amor.
Tú eres bueno y compasivo
y siempre defiendes a los pequeños.
Salva mi vida de toda angustia.
Tu paz en mi corazón
me sostiene en mi camino. Amén.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *