Nuevo Superior General de la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús

web_scj_0019

El alemán P. Heiner Wilmer SCJ fue elegido Superior General de los Padres Dehonianos durante el transcurso del XXIII Capítulo General de los SCJ en Roma.

Hoy, 25 de mayo, el P. Heiner Wilmer SCJ fue elegido Superior General de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús siendo ya el décimo Superior nombrado en estos años. Los conocidos como Padres Dehonianos eligieron a su nuevo Superior General durante la celebración del XXIII Capítulo General de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús que se está celebrando en Roma y donde hay congregados setenta y ocho SCJ representantes de toda la Congregación a nivel mundial. El P. José Ornelas Carvalho, que terminó su segundo mandato de seis años, le pasa el relevo al P. Heiner Wilmer.

El nuevo Superior General tiene cincuenta y cuatro años y es originario de Alemania. El P. Heiner Wilmer nació el 9 de abril de 1961, hizo la Primera Profesión el 29 de septiembre de 1982, y fue ordenado sacerdote el 31 de mayo de 1987. Entre 1995-1997 fue profesor de religión, historia y política en Vechta. El curso 1997-1998 enseñó historia en New York (Bronx), siendo después nombrado director del Gymnasium Leoninum en Handrup, encargo que cubrió entre 1998 y 2007. Desde 2007 es Superior Provincial de la Provincia alemana.

Esta elección es un momento de gracia para la Congregación de Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús (Dehonianos), que en estos días está celebrando su XXIII Capítulo General. El tema: “Misericordiosos, en comunidad, con los pobres”, está en el centro de la reflexión de los padres capitulares implicados en trazar las líneas del camino de la Congregación para los próximos seis años.

La Congregación pide oraciones para confiar al Corazón de Jesús al nuevo Superior general para que lo sostenga en este servicio que asume para el bien de los Dehonianos, que la solidaridad le dé la fuerza de leer las novedades de este tiempo para encontrar caminos adecuados para el bien de todos y de la Iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *