P. Artemio López, siempre al lado de los más necesitados

Artemio

El pasado 28 de septiembre fue un día triste para todos los Dehonianos por el fallecimiento del P. Artemio López en Puente la Reina tras una larga enfermedad.

Este religioso dehoniano ingresó en la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús con su Primera profesión, en Zurraure (Navarra), el 29 de septiembre de 1956. Hizo su Profesión perpetua en Salamanca, el 29 de septiembre de 1961, y recibió la Ordenación presbiteral en Salamanca, el 3 de abril de 1965.ArtemioLopez

Son muchos los que han sentido su pérdida, como es el Colegio y Seminario Padres Reparadores de Puente la Reina, donde estuvo en dos temporadas de su vida, 1959-1960 y 2017-2018. También el Colegio Fray Luis de León e Madrid, donde pudieron conocerlo en 1960-1966 y en 1982-1983. En el Seminario San Jerónimo de Alba de Tormes permaneció en 1966-1968), en el Colegio Padre Dehon de Novelda en 1968-1976, y en el Seminario Mayor de Salamanca en 1976-1982.

Pero si por algo recordamos al P. Artemio es por su espíritu misionero y su gran labor que desarrolló al lado de las personas necesitadas de Ecuador. Fue en octubre de 1997 cuando junto al P. Ramón Soriano y el H. José María Urbina, acompañaron al Superior General, el P. Aquilino Mielgo en el retorno de los Dehonianos a Ecuador, tras ser expulsados en 1896 de este país.

Según nos contaba el P. Artemio en una entrevista, los inicios no fueron sencillos ya que el fenómeno El Niño afectó a la zona. Pero recordaba con cariño “las muestras de gratitud y los detalles con los que acogieron a los llamados cariñosamente padrecitos españoles”.

ArtemioLopez

Aquella situación hizo que se acelerasen algunos proyectos y obras sociales “como el apadrinamiento de niños, centro de desarrollo infantil, centro de salud y la farmacia”.  “Nuestros hermanos de Ecuador continúan sus acciones sociales para paliar las consecuencias del terremoto. El objetivo sigue siendo el que siempre ha guiado a los Dehonianos, ir mejorando poco a poco con la ayuda de todos los miembros de la Congregación y los Bienhechores” señalaba el P. Artemio López.

Entre otras muchas situaciones, el P. Artemio vivió en Ecuador el terremoto de 2016, aunque él se encontraba en Quito, lugar menos afectado. Aún así no dudó en sumarse a la campaña de ayuda a los damnificados, solicitando alimentos y medicinas para quienes lo habían perdido todo.

En Ecuador siempre lo recordarán por su bondad. En la Parroquia Santa María de la Argelia, en Quito, al conocer su fallecimiento recordaban al P. Artemio como “nuestro sacerdote de libros, publicaciones, historias y enseñanzas. Nuestro sacerdote caminante, visitador de hogares y enfermos, y como no olvidar, el Padre de la cálida sonrisa y los dulces para los niños”.

42703686_2151986921707564_7977394538157178880_n

También nuestro Superior General, José Luis Munilla, recordaba “sus crónicas, su forma de contar los hechos, han llenado muchas páginas que nos ha dejado como crónica para nuestra historia. En alguna de esas páginas están los servicios que desarrolló como educador, profesor, ecónomo local, director, vicario parroquial, superior y consejero provincial. Su talante personal fue siempre el de un compañero de viaje cercano, librepensador y hermano mayor que estaba al quite de las situaciones. En su forma de hacer las cosas fue un pedagogo de la proximidad”.

Desde aquí agradecemos la gran labor que ha realizado a lo largo de estos años, y destacamos su entrega y dedicación hacia los más necesitados. Oramos por su eterno descanso.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *