Padre Bernardo Longo SCJ

En 1938, dos años después de su ordenación, encontramos al P. Longo misionero en la región del Alto Congo en medio de la selva, en la zona inexplorada entre Avakubi y Wamba, que él describe como "el hogar de Walesse, los pigmeos y los elefantes". Desde 1950 su residencia es el pueblo de Nduye, que se convertirá en su misión, su amor, su martirio. El 3 de Noviembre de 1964, p. Longo murió a las puertas de Mambas, mirando a su misión de Nduye, disparado en el pecho por una lanza, sólo por ser un misionero del Evangelio que anuncia el amor y el perdón. El proceso para su causa de beatificación fue introducida en Padua en 1993.

Presentando la vida misionera, le escribió a los jóvenes estudiantes de Monza el 18.8.1951: "Queridos enamorados de Monza, … decir cuál es el secreto de la vida misionera es difícil. Creo que es Cristo vivió de nuevo en el misionero. En el lenguaje de Cristo, Cristo en nuestros corazones, Cristo en el altar, Cristo en las escuelas, las ciudades, las almas, entre grandes y pequeños, Cristo amado y bendecido en la dura lucha de carne y espíritu. Encontrar el molde como un misionero es difícil. Intento para atraer a la protección de la Virgen María. La vida misionera totalmente en serio y es una montaña de peso. Siempre trato de empujar el sobrenatural … Queridos jóvenes, el misionero es un loco por Cristo. Vive como Pablo entre todos los peligros y todas las tentaciones, mas es Cristo quien lo conforta. " (R.P.)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *