Particular manera de unir la Fiesta de Todos los Santos y Halloween

 

En la actividad de los grupos de Postcomunión de Primaria del Colegio P. Dehon de Novelda del pasado viernes día 29 de octubre, después de hablar con los niños de los Santos, de compararlos con los superhéroes actuales de la televisión y de que debemos de aspirar a ser santos tratando de ser buenas personas y cumpliendo con nuestra obligación de cada día, de repente por la megafonía empezó a sonar la siguiente historia:
Hola, niños, os voy a contar una historia que me ocurrió y que espero que no os ocurra a vosotros. Todo empezó cuando cumplí 15 años y empezó mi rebeldía. Ese mismo día por la mañana tuve una discusión muy seria con mis padres. Esa noche salí de mi casa por la ventana de mi habitación; iba caminando sin rumbo, estaba muy enfadado por la discusión que había tenido esta mañana. Mientras iba caminando, sentía que alguien me iba siguiendo; escuchaba pasos detrás de mí; comencé a sentir miedo, así que aligeré el paso. Tenía miedo de darme la vuelta para ver que era. Mientras más rápido caminaba, más rápidos eran los pasos que me perseguían. Empecé a correr, y muchas cosas empezaron a pasar por mi mente. Pensé que tal vez era un ladrón y lo que quería era asaltarme. Entonces me armé de valor, me di la vuelta y quedé asombrado: no había nadie. Me quedé de piedra, no sabía que hacer y sentí que mi corazón latía muy rápido. Empecé a pensar que quizá me estaba volviendo loco. Así que corrí hacia la casa de un amigo, pero cuando iba corriendo volví a sentir que alguien me iba siguiendo, así que corrí con más fuerza y al fin llegué a la casa de mi amigo. Cuando me abrió la puerta, me dijo que estaba solo en casa, así que le conté lo que me había pasado.

 

Él me dijo que solo era mi imaginación y me empecé a tranquilizar. De momento, todas las luces de su casa se apagaron. (¡¡¡¡¡¡¡SALTAR PLOMOS!!!!!!)
Mi amigo buscó una linterna y velas y las encendió. En eso, empezaron a sonar unos ruidos extraños y nos fuimos de allí corriendo (¡¡¡¡¡¡¡PASAR UN BOLI POR LOS AZULEJOS DEL PASILLO!!!!!)
Llegamos al colegio, donde creíamos que estaríamos tranquilos, pero al entrar se cerraron las puertas y ya no podíamos salir (¡¡¡¡ABRIR Y CERRAR DE UN PORTAZO!!!)
De repente, en la primera planta del edificio, empezaron a abrirse y cerrarse todas las puertas de las habitaciones.
Mi amigo y yo dimos un brinco, estábamos llenos de miedo. Él quiso ir a revisar la primera planta y yo le pedí que no fuera. Pero, al fin, me convenció para que lo acompañara. Yo, muerto de miedo, iba detrás de él esperando que cualquier cosa apareciera delante de nosotros. Mientras íbamos subiendo las escaleras, se escuchó otro ruido: Escuchamos gritos desgarradores. (¡¡¡¡GRITAMOS!!!!!!!)
Pero eso no era lo único, oímos un fuerte estruendo en el pasillo. (¡¡¡TIRAR BANDEJAS!!!)
No sabíamos que estaba pasando, ya que estábamos los dos solos, o, al menos, eso creíamos. Cuando llegamos a la primera planta, fuimos mirando clase por clase, hasta que, de momento, oímos un ruido que venía de la clase de mi amigo: cuando llegamos, había una persona sentada en la banqueta de mi amigo. Pensé que era algún profesor pero él me dijo que en el colegio no había nadie, así que salimos pitando de allí y corrimos escaleras abajo hasta la puerta. (¡¡¡CORRER EN EL PASILLO!!!)
Pero no podíamos salir. Estábamos atrapados. Aquel ser nos perseguía. No sabíamos qué hacer, pero había que hacer algo. Vosotros también queréis salir, ¿verdad? (¡¡¡¡GOLPEAR LAS PUERTAS!!!!)
Ese ruido que habéis escuchado es la señal. Ahora os han mandado la prueba que tenéis que resolver para poder salir de aquí. Cuando terminéis, mis esbirros estarán esperando en la puerta, enseñadles la prueba resuelta y podréis salir
Ahora os toca a vosotros. En el sobre tenéis las piezas de un puzzle. Lo que tenéis que hacer es muy fácil: uniréis las piezas y lo pegareis en una cartulina.
Tenéis de tiempo hasta las 18:00. La clave es que sepáis trabajar en grupo, si podéis compenetraros bien, no tendréis problema.
Vuestro tiempo empieza YA, mucha suerte. Más vale que terminéis vuestra tarea, si no, ya sabéis lo que os pasará.
Cada grupo completó el puzzle y todo terminó repartiendo unos caramelos y chucherías a los niños. Fue nuestra particular manera de unir la Fiesta de Todos los Santos y Halloween.
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *