Perdidos

Hay un cuento sobre la educación o el esfuerzo personal muy interesante, el de la lección de la mariposa que circula mucho por Internet. Pero en este caso me lo encontré en una serie de televisión. En este caso lo utilizan para que un drogadicto se esfuerce por vencer la ansiedad


 

Con guiños constantes a la fe/confianza y puntualmente a la fe cristiana, como cuando a mitad de la segunda temporada dos de los personajes se ponen en manos de Dios recitando el Salmo 23 “El señor es mi pastor, nada me falta…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *