Reflejos… y el cielo

Fotografía realizada por el P. Ángel Alindado scj.
Fotografía realizada por el P. Ángel Alindado scj.

Reflejos… y el cielo. Siempre -ya lo he dicho alguna que otra vez- me ha gustado mirar arriba, al cielo y las estrellas… y sentirme pequeño. Pero a veces no es necesario dirigir la mirada a lo alto para ver, en reflejos, el cielo. La carcajada de una niña ante las carantoñas de su abuela, la alegría de la fiesta, el abrazo inesperado, los encuentros, el sonido de una campana, las miradas cómplices, una buena conversación, el perdón silencioso y sincero, los grandes sencillos gestos… Todos son pequeños reflejos de un gozo y un Amor del que nos ha querido (Él), sin medida, primero. Y ante eso, como ante la infinidad del universo que me emboba la mirada desde niño, yo me sigo sintiendo limitado, afortunado, escogido… y pequeño. Muy pequeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *