Reflexión para el peregrino de las Javieradas

Peregrinos al Castillo de Javier
Peregrinos al Castillo de Javier

Oh Dios, que inauguraste la primera de las peregrinaciones con tu siervo Abraham
desde Ur de Caldea hasta la Tierra Prometida.
Y que guiaste a Moisés por el desierto desde Egipto a la Tierra de Canaán.
Dígnate bendecir a estos hijos tuyos que van a peregrinar
hasta el castillo de Javier.

Te pedimos que seas el compañero inseparable a lo largo del camino
y que dirijas sus pasos con tu gracia.

Que las Javieradas de este año nos ayuden a conocer la figura central de Jesús, su mensaje de bondad y el amor fiel y misericordioso de Dios Nuestro Padre.

Que cada uno pueda regresar a su casa con el corazón alegre
y el compromiso personal de cambiar de vida,
de tener más en cuenta a Dios en su vida de cada día,
con el deseo sincero de ser discípulos de Jesús sin miedos ni respetos humanos,
con el valor y la fuerza de San Francisco Javier. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

 

Durante el mes de marzo en Navarra se realizan varias Peregrinaciones al Santuario de Javier, lugar del nacimiento en 1506 de San Francisco Javier (misionero jesuita).

Estas peregrinaciones convocan a miles de personas de distintos lugares de Navarra y de otros sitios de España.

Miles de personas han asistido a la primera (7 y 8 de marzo) de las Javieradas 2015, que ha finalizado con una misa en la que el arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, ha anunciado el “Año Jubilar” por parte del Papa en el 75 aniversario de esta peregrinación.

Este año estas peregrinaciones se viven bajo el lema “75 años caminando juntos”.

A las 10.00 horas del domingo, la explanada ha albergado una misa en la que el arzobispo ha subrayado la concesión de “Año Jubilar Javeriano” para vivir “con mayor hondura espiritual” estas peregrinaciones, cuyas oraciones y cantos, ha dicho, “continuarán resonando en los caminos y veredas” otros setenta y cinco años después.

Estas Marchas a Javier son Peregrinaciones, es decir, un acontecimiento religioso. Por tanto, poseen un carácter religioso y es una manifestación de la fe. Una peregrinación es el Pueblo de Dios en marcha. Es un signo de la Iglesia Peregrina y Misionera. Por eso a Javier, se va con espíritu de penitencia y de fe. Se camina hacia la meta del Castillo de Javier y hacia la conversión, la reconciliación y el encuentro con Jesús de Nazaret a través de este santo misionero y peregrino (San Francisco Javier). También se produce un encuentro con el compromiso y con los hermanos por medio de los valores del Evangelio.

Salmo para el camino

Señor Jesús, eres luz para mi camino,
eres el Salvador que yo espero.
¿Por qué esos miedos ocultos? ¿A quién temo, Señor?
La vida es como una encrucijada,
y a veces indeciso no sé por dónde ir.
Creo en ti, Señor Jesús.
Tú eres la defensa de mi vida.
¿Quién me hará temblar?

Lo sé de sobra: seguirte es duro,
¡hay tantas cosas fáciles de conquistas a mi lado!
Yo sé, Señor, que si me dejo llevar por ellas,
me amarrarán hasta quitarme la libertad que busco.
Yo sé que, si te sigo y me fía de ti,
los obstáculos del camino caerán como hojas de otoño.

Señor, enséñame tu camino, guíame por la senda llana.
Yo espero gozar siempre de tu compañía.
Yo quiero gozar siempre de tu Vida en mi vida.

Espero en ti, Señor Jesús:
dame un corazón valiente y animoso para seguirte.
Tú que eres luz para mi camino y el Salvador en quien yo confío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *