Santa Margarita María de Alacoque, devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Santa Margarita María de Alacoque

El 16 de octubre se celebra Santa Margarita María de Alacoque, religiosa que perteneció a la Orden de la Visitación de Santa María. Tenía un gran amor por Jesús. Y Jesús tuvo un amor especial por ella.

Nació el año 1647 en la diócesis de Autun (Francia). Entró a formar parte de las monjas del monasterio de la Visitación de Paray-le-Monial. Llevó una vida de constante perfección espiritual y tuvo una serie de revelaciones místicas, referentes sobre todo a la devoción del Corazón de Jesús, cuyo culto se esforzó desde entonces por introducir en la Iglesia. Murió el año 1690.

Recibió revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús y sufrió todos los primeros viernes de mes una reproducción de la misteriosa llaga del costado. Por sus visiones y enfermedades, en el convento empezó a recibir incomprensiones y rechazos.  Estos reproches se detuvieron cuando coincidió con el sacerdote jesuita San Claudio de la Colombiere, quien pudo ver en ella su santidad y habló con la madre superiora.

Por obediencia escribió lo que Dios le había revelado y contó los mensajes divinos a su comunidad. Al principio fue humillada, pero después recibió el aprecio de sus hermanas. Santa Margarita, lamentablemente falleció y no vería cumplirse en la Iglesia la institución del Día del Sagrado Corazón de Jesús, tal como se lo había pedido Jesucristo.

Entre los monasterios de las Visitandinas se empezó a propagar la devoción al Corazón de Jesús y en 1765 Clemente XIII introdujo la Fiesta del Sagrado Corazón en Roma. Para 1856 el Beato Pío IX la extendió a toda la Iglesia y finalmente, en 1920, Margarita fue proclamada Santa por Benedicto XV.

El P. Dehon en sus escritos nos dice de ella: “S. Margarita María no vivía que por el Corazón de Jesús… su pensamiento lo buscaba siempre. Nuestro Señor dio a Santa Margarita María la posibilidad de elegir entre el camino de la cruz y el de los consuelos… Ella eligió el camino de la cruz, para así estar más cerca de su esposo celestial… Caminar en una vida de amor y de inmolación a ejemplo de cristo, he aquí toda la vida de Margarita María” (P. Dehon, OSP 4, 372).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *