SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO

“Mirad, el Señor Dios llega con poder, y su brazo manda”.

Juan Bautista, figura imprescindible en cada Adviento. En este tiempo se nos hace presente en nuestras vidas y nos llama la atención: “Mirad que tenéis que caminar, salir de vosotros mismos para ir al encuentro de Dios, del Salvador”. Conversión y preparación resuenan en nuestros oídos. No cerremos nuestro corazón al amor de Dios; brotará en nosotros nueva vida y nacerá la misericordia en nuestro interior. Así podemos consolar a nuestro pueblo, a nuestros hermanos.

Isaías 40,1-5.9-11: Preparadle un camino al Señor
Salmo responsorial: 84: Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.
2Pedro 3,8-14: Esperemos un cielo nuevo y una tierra nueva
Marcos 1,1-8: Allanad los senderos del Señor

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *