Semana Santa 2015

Plaza Mayor de la Alberca, Salamanca
Plaza Mayor de la Alberca, Salamanca

En esta ocasión quiero compartir con ustedes la experiencia de una Semana Santa totalmente distinta, pero realmente maravillosa. Dios siempre acompaña nuestro camino y por eso permite que podamos contemplar, la pasión, muerte y RESURRECCIÓN de su Hijo en este país con una manera diferente de vivir la Semana Santa y de modo profundo y bastante atrayente.

Empezamos el Domingo de Ramos en dos pueblos de la Sierra de Francia (Salamanca). Allí celebramos la Eucaristía e hicimos la procesión con los ramos. Luego ese mismo domingo en la tarde fuimos a las procesiones en Salamanca que particularmente fue para mí bastante agradable el ver como las personas expresan su fe en Cristo, por medio de sus sufrimiento y los sufrimientos de la Virgen y además el respeto y gran devoción que existe hacía las imágenes sagradas que iban en procesión. También había personas haciendo penitencia; y para aquellos que iban para algo más que la foto todo ese ambiente lo invitaba a la oración y más que por ver a los demás expresar su fe por medio de la piedad y fe de un pueblo que cree y vive uno de los misterios más profundos de la vida de Cristo. Fui a las procesiones del domingo, lunes y martes.

Ya el día miércoles nos fuimos a la Alberca donde íbamos a pasar los días del Triduo Pascual. Fuimos César, Ramón (Maestro de novicios), Félix (Laico de la parroquia) y yo.

Fueron días de bastante trabajo, de conocer y participar con las personas del pueblo y también de seguir profundizando en los misterios que íbamos celebrando por medio de la fe. Aquellas personas nos recibieron con los brazos abiertos y con la mayor disponibilidad posible. Todos los días del triduo estuvieron llenos de muchas cosas importantes.

Recalcaré con algunas cosas que particularmente me interpelaron.

Del Jueves Santo: El monumento y la adoración al Santísimo toda la noche. Yo no me quede toda la noche en la adoración, pero este es un pueblo realmente Eucarístico ya que en toda la noche no faltaron personas que estuvieran velando a Jesús Eucaristía. Existe una cofradía y cada hora se turnaban dos para hacer la adoración. Después de la celebración del jueves Santo quedo la iglesia con las puertas abiertas.

La celebración de Jueves Santo en la residencia de mayores fue muy emotiva porque la mayoría de aquellos ancianos no pueden asistir a la iglesia este día. Ellos pudieron tener su celebración sin hacer mucho esfuerzo y realmente la disfrutaron. Lo más conmovedor fueron algunas lágrimas, sonrisas y gestos de agradecimiento en sus rostros.

Del viernes Santo: La adoración a la Cruz, como sabemos es una celebración muy silenciosa y algo triste. Se notó un profundo respeto y silencio en los que estaban en la iglesia, sobre todo en el momento de adorar a la Cruz. En este día la Iglesia quedo abierta porque se hacía vigilia junto a La Virgen de los Dolores a la que tienen mucha devoción los albercanos.

El sábado Santo continúa el silencio y se comienza la preparación de la gran celebración pascual: La Vigilia. Estuvimos con personas de la parroquia adornando y arreglando la iglesia para el gran suceso de la noche. La vigilia se hizo en dos partes, porque justo a las 12 se tenía “El encuentro” entre María y Jesús resucitado. La procesión se encuentra en la plaza del pueblo. Fue algo bastante nuevo, pero muy emotivo por la alegría al sonar las campanas; la flauta y el tambor. De regreso a la iglesia, después del encuentro, acompaña la procesión y se sigue la vigilia cantando el Gloria.

El Domingo de Resurrección la gente con la misma asistencia de los días anteriores participaron de la Eucaristía y por la gran experiencia de vivir una Semana Santa llena de muchas cosas nuevas y profundas le agradecimos.

Yo le agradezco particularmente a Dios que nos permite tener experiencias para así continuar conociéndole; le agradezco a Ramón y Alfredo (Párroco de La Alberca) y a todas las personas del pueblo que con tanta receptividad y cariño nos recibieron incluso en sus casas para compartir con nosotros el pan de cada día. ¡GRACIAS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *