João Amaro Pestana: “El mundo de hoy necesita más seminarios para que los jóvenes tengan una vida plena”

João Amaro Pestana

El próximo día 19 de marzo, solemnidad de San José, se celebra el Día del Seminario, aunque en las comunidades autónomas en las que no es festivo, se celebra el domingo más cercano, en este caso el 18 de marzo.

João Amaro Pestana, de la isla de Madeira (Portugal), celebró su entrada al Noviciado en septiembre de 2018, hemos hablado con él para conocer en primera persona cómo es el día a día en un seminario para una persona joven como él.

-Desde el mes de septiembre que entraste al Noviciado estás viviendo en el Seminario de San Jerónimo, ¿cómo transcurre el día a día en un seminario?

El día a día en un seminario transcurre con mucha tranquilidad. Entre las clases, los tiempos de recreo, trabajos y comidas hacemos nuestra vida juntos. Vivimos con un ritmo bien definido, con un horario que nos mantiene ocupados y nos permite realizar todo. Tenemos mucho tiempo libre, que dedicamos a profundizar nuestra vocación y amistad con Jesús.

¿Qué actividades se realizan a diario?

Hay días en que se juega un partido fútbol. También realizamos algunos trabajos más prácticos: de limpieza, mantenimiento de los jardines, etc… Por la noche, todos se encuentran en la capilla para rezar. Es un momento importante en la vida del seminario, donde cada uno es invitado a conocerse cada vez mejor. El Noviciado también hace voluntariado: distribuimos la comunión a los enfermos y participamos en las actividades de una asociación que defiende los derechos de las personas con discapacidad, la inclusión y participación en la comunidad.

João Amaro Pestana

-¿Qué personas viven con vosotros en el seminario? ¿Qué relación hay entre todos?

Más allá de la comunidad religiosa, se comparte vida con chicos que estudian en nuestro Colegio. Hay un ambiente muy bueno donde cada uno intenta respetar al prójimo y es muy visible la fraternidad. Son jóvenes que están poco a poco aprendiendo los valores cristianos de una forma muy natural y dinámica.

– ¿Qué valores personales y educativos se transmiten en los Seminarios Dehonianos?

Se transmiten los valores cristianos: justicia, verdad, fe, familia, caridad, libertad, humildad, etc… Veo que muchos aprenden el valor y la importancia de la educación.

-Hoy en día estamos viviendo una bajada en el número de vocaciones religiosas, ¿a qué cree que se debe?

Yo creo que es necesario vivir una auténtica vocación cristiana. Muchos jóvenes de hoy van a llegar a la vida adulta sin saber las verdades más sencillas de la fe y no entenderán como puede Dios cambiar sus vidas. Creo que es necesario que haya una constante preocupación por la formación de estos jóvenes, esto es misión de los Seminarios Dehonianos.

-¿Cómo podemos hacer que esta situación cambie y vuelvan a resurgir las vocaciones?

Dios tiene para cada persona una misión muy especial. La vocación de los consagrados es una de ellas. Es necesario que cada uno haga un discernimiento de lo que Dios quiere para sí y que dé una respuesta generosa. Creo que podemos ayudar con nuestra propia respuesta y así sea ejemplo para los demás.

 ¿Cómo animar a las personas que están pensando seguir el mismo camino que usted?

El dialogo y un acompañamiento personal pueden muchas veces edificar a uno mismo y dar aliento para el duro camino.

-¿Qué valoración haríais de esta experiencia en el seminario?

Creo que el mundo de hoy necesita más seminarios para que los jóvenes tengan una vida plena. No es suficiente vivir sin esperanzas… La semilla que Dios dejó en el corazón de cada uno de nosotros necesita ser cuidada para que pueda crecer y dar fruto. El seminario es, por definición, el lugar adecuado para que cada uno descubra el Corazón de Jesús y como Él nos ama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *