Ser luz del mundo… Ser sal de la tierra…

El Seminario “San Jerónimo” se reunió el miércoles por la noche en la capilla, para celebrar la Memoria Dehoniana.

Por medio de un presentación multimedia se nos invitaba a orar con aquellas personas dehonianas que murieron por dar testimonio de su fe en distintos lugares del mundo y se nos presentaron no como héroes de los cómics sino como héroes de carne y hueso, porque sacaron fuerza en su debilidad. Ellos murieron por hacer un mundo mejor, más justo y para que otros tengan vida. Entregaron su vida por Cristo, por los hombres y no tuvieron miedo ni duda ante las dificultades, presiones, persecuciones. Fueron testigos del Dios vivo.

También hubo un recuerdo especial por todos aquellos hermanos scj de la provincia española que habían fallecido y que pasaron por este mundo siendo LUZ y SAL.

La oración, además de recuerdo, fue presencia, ya que se invitó a hacer realidad el sueño de Dios en nuestras vidas, es decir, a rodearnos de caricias, a rehabilitar los sueños, a adecentar la tierra, indemnizar el alma, sumarse a la alegría, a humanizar los credos, a desaprender la guerra, a inaugurar la vida, a curarse las heridas, a desconvocar el odio, a desestimar la ira, a usar – reusar la fuerza, a reabrir todas las puertas, a sitiar las mentiras, a rendirse ala justicia. Esto es la Memoria Dehonaina, lo que celebramos en ese día especial para todos los dehonianos.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *