Termina el mes del Sagrado Corazón de Jesús

www.kizoa.com_collage_2015-06-15_18-06-35.jpg

Mes de Sagrado Corazón de Jesús. Es un mes muy importante para nosotros que somos llamados reparadores por estas tierras y en muchas otras: dehonianos. Nuestro nombre está dedicado al signo de amor más grande que Dios ha mostrado a la humanidad. Nosotros somos: “Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús”. Vivimos y bebemos de la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús, que no es otra que la de experimentar el amor que Dios nos tiene a cada uno por medio de Jesús que se entrega totalmente: “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna” (Jn 3, 16). Es por eso que nos llenamos de alegría al celebrar cada año la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. Por eso les comentaré brevemente lo que hicimos como comunidad en esta gran celebración.

Nosotros como novicios empezamos el mes realizando un desierto meditando sobre ese modo de ver a Jesús desde su Corazón y que nuestro fundador el P. Dehon lo descubrió perfectamente. Fue un día de oración, silencio, reflexión y profundización y, sobre, todo para entender que Dios nos ha amado primero.

El Papa Francisco al comenzar el mes de junio también dijo unas palabras muy emotivas respecto a este mes: “El mes de junio está dedicado a la devoción al Santísimo Corazón de Jesús. Esto nos enseña, queridos jóvenes, la belleza de amar y de sentirse amados; que sea su apoyo, queridos enfermos, en la prueba y en el sufrimiento; y les sostenga a ustedes, queridos esposos recién casados, en su camino conyugal”. También dijo: “¿Quieren aprender a amar? Miren el Corazón de Jesús”. Es así como el Papa nos anima a ver a ese Corazón que tanto ha amado a los hombres y para descubrirle debemos mirar a aquel que traspasaron (Jn 19, 37), porque “del Corazón de Jesús abierto en la cruz nace el hombre de corazón nuevo”

En la parroquia Nuestra Señora de los Dolores celebramos un Triduo al Sagrado Corazón de Jesús que empezó el día 10 y culminó con la solemnidad el día 12. Celebramos, junto con la comunidad parroquial, esta fiesta. En ella los religiosos renovaron sus votos en la misa solemne.

Las eucaristías del triduo fueron presididas por Ramón Domínguez (Maestro de novicios) Emilio Hernández (Vice superior) e Isidro Núñez (Superior) en compañía de todos los religiosos de la comunidad. Ellos nos animaban a seguir contemplando y descubriendo en el Corazón de Jesús el amor tan grande que Dios nos tiene a cada uno de nosotros.

También en la casa de Salamanca, en el jardín, se colocó una imagen del Sagrado Corazón de Jesús. La bendijimos el día que celebramos la solemnidad junto con todas las personas más cercanas a nuestra comunidad.

Seguimos rogando al Sagrado Corazón de Jesús que haga nuestro corazón semejante al suyo, para experimentar en nuestras vidas ese amor tan grande que Dios nos tiene y poder responder con generosidad a la llamada que tenemos como Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús: experimentar el amor de Dios en nuestras vidas y darlo a conocer a todos aquellos que nos rodean, debemos ser “profetas del Amor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *