Testimonios del Campamento Betel 2009

Si vas al campamento tienes que llevarte una maleta extra, porque vuelves con más amigos, más experiencias…Es mi primer año y sin duda el mejor en mucho tiempo.

El campamento Betel me ha parecido breve pero intenso, te lo pasas genial y los dias pasan volando, es una oportunidad única en la que conoces a jóvenes como tú, y menos jóvenes pero también como tú. He tenido la oportunidad de conocer de verdad a compañeros que conocia superficialmente y también a gente que no conocia, creo que será una valiosisima ayuda para el próximo año.Tu autoestima se ve reforzada por la actitud de tus compañeros, he visto mucha empatia, apoyo emocional y moral, amor…

Los momentos de oración y de reflexión me han ayudado mucho para reforzar mi relación con Dios, inolvidables las largas noches hablando con las compañeras de habitación, los divertidos ratos en la comida…No hay que olvidar a los monitores, que por su gran esfuerzo han hecho que todo fuera mágico, te cuidan en todo momento con mucho amor y cariño, los compañeros hacen lo mismo, lo que genera un ambiente cálido que nunca podré olvidar, otra de las cosas que me he llevado del campamento es mucho amor, por eso creo que es el espíritu de Dios porque " Dios es Amor".

Para aquellos que piensan que es un aburrimiento, tengo que recordarles el dicho ” las apariencias engañan”…..Barbacoa nocturna, noches temáticas (El día Africano, noche del terror e.t.c), gynkana acuática, excursiones (precioso Satander), La Tirolina…Quiero aprovechar la oportunidad para agradecer a los compañeros, a los monitores, a la organización por estos dias inolvidables.Por lo tanto si decides el próximo verano repetir esta experiencia inolvidable, o te animas por primera vez por favor no se te olvide llevar una “maleta extra” porque volveras con muchos más amigos, muchas experiencias y mucho amor.
Ashley Pascual Escribano (Madrid)


 

Este año ha sido el primer verano que he ido al campamento Betel y ha sido maravilloso. Hemos tenido tiempo para todo, tiempo para jugar y divertirnos, pero, claro, también hemos tenido tiempo para Él. Esos momentos en los que nos reunimos con Dios son momentos que no se olvidan: son instantes para estar con Él.
He conocido gente maravillosa a los que los echo mucho de menos. Los monitores han sido estupendos, nos han ayudado en todo lo que hemos necesitado, se han esforzado en que todo saliera bien. Han perdido horas de sueño acostándose a las tantas solo para organizarlo todo y que todo saliera perfecto. Eso se agradece porque se nota que nos quieren y nosotros a ellos. Gracias a todo esto, me he sentido muy querido por toda la gente, es increíble ver como si alguien te veía mal, no tardaba en preguntarte qué te pasaba y te ayudaba en todo lo que podía.
Volvería sin dudarlo un momento.

Bueno chicos, solo quiero deciros que si alguno tiene dudas de ir el año que viene que no lo dude ni un instante. Algunos te dirán que es un rollo, que vas a ir a rezar y cosas así. Pero podrás sentir que precisamente esos momentos en los que compartes la oración con todo el grupo son los mejores. Si eres cristiano tienes que ir con la cabeza bien alta por serlo, no es nada malo al contrario es algo buenísimo que te llena la vida.

A todos los que habéis estado: “hasta pronto” y a los que os animéis a arriesgar el año próximo sabed que os estamos esperando.

Luis Dussac (Venta de Baños)


El campamento BETEL no es un campamento como los demás, en él, lo más importante es confiar en ti y sobre todo en quien confia en ti, Dios, el que te ayuda en tus problemas, el que te enseña a amar, a compartir, pero lo principal a ser mejor persona.

Llevo 5 años yendo y he de decir, como cada año, que todo esto no hubiera sido posible si no hubieran estado los monitores, ¡que decir de ellos!…son las personas que nos han enseñado a convivir con la gente, a hacer amigos, a aprender las palabras respeto, amistad y muchísimas cosas que son inolvidables.
Todas esas cosas que me hacen sentir amada, querida…En fin, pero nunca olvidaré los amigos que haces. Descubres a personas con corazones maravillosos, unos amigos que siempre sabes que estaran alli en tu corazón..

Varias personas, pensaran que este campamento, es un tostón, un aburrimiento…pero yo solo quiero decirles que si alguna vez van, será una experiencia impresionante, una imagen y sentimiento que se te quedara ahí grabado porque es una sensación que nunca se te olvidará y a las personas que han ido ya saben que esto no se ha acabado ni que es el fin, al contrario, es el comienzo de una larga amistad y amor a las personas y sobre todo a Dios, que sin Él, todo esto no hubiera pasado. Un saludo muy grande.
Angela (Novelda)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *