Tiempo de Encuentro

ciclo vocacional

Ciclo Vocacional

Es encuentro lo que proponemos a los jóvenes que inician con nosotros el ciclo vocacional. Encuentro con su propia voz interior, encuentro con una congregación que les abre sus puertas, encuentro con Dios y con la misión que les tiene encomendada.

El ciclo vocacional de los dehonianos acá en Ecuador tiene tres pilares fundamentales que son: el acompañamiento personal, experiencias de misión y experiencias de vida comunitaria.

En Quito hay once jóvenes en ciclo vocacional durante este curso 2015-2016 y en Bahía tres. En total son catorce jóvenes que quieren plantearse su vida según los planes y la misión de Dios para ellos.

El fin de semana del 16, 17 y 18 de octubre tuvimos el primer encuentro de los chicos de Quito en nuestra comunidad. Sirvió para conocer la casa, nuestro ritmo de vida como comunidad religiosa y también de encuentro entre ellos. Van a tener dos encuentros como éste cada trimestre que van a ser momentos importantes durante este curso en el que están haciendo el ciclo vocacional.

A lo largo de todo el año van a hacer un camino de madurez personal y de fe con puntos muy importantes: historia personal, identidad, experiencia de Dios y vocación-misión.

En este fin de semana, como primer encuentro se trabajó historia personal con un desierto llevado a cabo el día sábado por la mañana en el santuario de la Virgen del Cinto, en una de las montañas que rodean la ciudad de Quito. Por la tarde compartimos el trabajo realizado y descubrimos las enseñanzas que nos deja todo lo vivido y el camino para curar las heridas que han marcado nuestra historia, este camino pasa por valores fundamentales como la expresión de los sentimientos, el perdón y dejarse ayudar.

Todo este trabajo está en consonancia con lo que cada uno trabajo en su acompañamiento personal. El guión del acompañamiento es común para todos ellos aunque cada uno tiene su propio ritmo y proceso.

El fin de semana también dio para tener tiempos de convivencia entre ellos e irse conociendo entre quienes pueden llegar a ser compañeros de camino para toda la vida.

En general fue un fin de semana muy enriquecedor para todos, también para la comunidad religiosa que empieza a conocer y tener contacto con quienes pueden llegar a ser el futuro de la congregación acá en Ecuador.

El ciclo vocacional se asocia con verbos como sembrar, construir, sanar y también provocar. Acciones muy propias del evangelio que está en la raíz de todo este hermoso caminar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *