“Un niño, un padrino”, por un futuro esperanzador en Quito

Apadrinamientos

Nuestro proyecto de Apadrinamiento atiende en Quito a 227 niños en edades que oscilan entre los 4 años hasta los 15 cumplidos. El H. José María Urbina es el encargado de los apadrinamientos en esta provincia ecuatoriana. Hemos hablado con él para que nos cuente el origen de esta acción y cómo se desarrolla.

“El proyecto consiste en distribuir entre familias necesitadas de la Parroquia de La Argelia una ayuda solidaria que proviene de personas generosas de España. El seguimiento que hacemos de la ayuda es constante y permanente. Con una visitadora social recorremos los hogares para tratar de mejorar la vida familiar, cómo van los niños en la escuela, si hay algún problema que podamos solventar… Además, organizamos una reunión mensual por grupos de unas 38 familias” nos cuenta el H. José María Urbina.

Apadrinamientos

Esas reuniones comienzan con la celebración de la Eucaristía y se reza por los padrinos y madrinas. Se organizan talleres orientados a la familia y educación de los hijos, así como talleres de manualidades, tejidos en lana y venta de comidas, con el fin de estimular la solidaridad y el compartir entre ellos.

Según nos cuenta, las familias a las que se ayuda son bastante jóvenes y algunas no encuentran trabajo fijo. “Se ocupan en ventas ambulantes que, por lo general, no dan para el sustento digno. Hay bastantes madres solteras que no viven con el padre de los niños, por lo que se agrava la situación educativa”.

El H. José María Urbina nos recuerda cómo surgió este proyecto, “fue con la fundación de la Comunidad de Quito y la llegada del segundo envío de religiosos. Los Padres Javier Bravo (RIP), José Miguel Ochoa, Pablo Muñoz junto al P. Artemio López, que venía de Bahía de Caráquez, vieron la situación que había, y emprendieron dos obras sociales importantes para la atención de Niños y Adultos Mayores en situación de precariedad. Actualmente funcionan el Centro de Día del Adulto Mayor SCJ que atiende a 30 ancianos y, este Proyecto de Apadrinamientos”.

Apadrinamientos

Las familias se sienten muy agradecidas por estas ayudas recibidas, tanto material como espiritualmente. Gracias a ellas los niños pueden cubrir necesidades básicas, que de otra forma no sería posible. Además, se mantiene correspondencia, al menos un par de veces al año, algo que alegra mucho a los padrinos, ya que pueden comprobar que su ayuda está llegando realmente donde ellos querían. Tal y como establece nuestro compromiso SCJ.

El H. José María Urbina finaliza señalando que “en el mundo de los pobres también está presente el derecho de ser felices”. Y gracias a este proyecto, niños y familias de Quito disfrutan de una vida mejor y obtienen la educación necesaria para su futuro.

Por 25 euros al mes puedes cubrir las necesidades de un niño. Si estás interesado, consulta la información aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *