Una Luz en Navidad

vela

Luces en Navidad hay en todas las ciudades del mundo. ¡Es la moda! Se encienden ya a principios de diciembre. Nos anuncian las fechas señaladas de la Navidad. Muchas de ellas (o casi todas) no tiene que ver nada con el Nacimiento de Jesús. Sólo importa el colorido, las formas y la luz…

¿Luz que alumbra la oscuridad? ¿Luces que invaden los territorios del alma?

En definitiva bombillas de colores. Parecen ser luz, pero en definitiva, sólo son artificios sin más.

En la NAVIDAD, se nos regala la LUZ, que es el mismo Dios. Aquel que nos salva de la oscuridad y nos guía por un camino lleno de tinieblas. La LUZ es Dios.

Me imagino que por este motivo (o por muchos más) el arzobispo de Madrid, Mons. Carlos Osoro, ha pedido a todos los cristianos madrileños que en Navidad enciendan una vela y la pongan en la ventana, para que todo el mundo vea esa luz. Así con este gesto tan sencillo y pequeño, significar que ha nacido la LUZ del mundo: Jesucristo, el Mesías, el Salvador.

La invitación que se nos hace en estos días es “Caminar a la LUZ del SEÑOR” (Is 2, 5).

No te pido que rechaces lo externo de estos días: comidas, cenas, fiestas, luces de colores… Dale su sentido y reconoce que eso es “parafernalia”. Sólo deseo que vivas la auténtica y verdadera Navidad. Recupera su más íntimo sentido: En Jesús, hecho niño, Dios mismo se encuentra con cada uno de nosotros. Es lo que nos debe asombrar, y lo que nos hace ver quién es de verdad Dios, pero también quién somos nosotros y a lo que estamos llamados.

Iluminemos ante Jesús nuestra vida y preguntémonos cómo queremos, de verdad, vivir esta NAVIDAD CON SENTIDO VERDADERO.

Como cristianos que somos, tengamos presente la petición que realiza Mons. Carlos. También, todos nosotros, estamos llamados a poner una vela en la ventana de nuestra casa. Porque Jesús, que es la LUZ, nace en nosotros. Y esto lo debemos expresar, no nos lo debemos guardar. Debemos anunciarlo a todos. ¿Y porque no con este sencillo gesto de encender una vela en Nochebuena?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *