V Reunión del Distrito SCJ de Ecuador

DSC_0194

Santo Domingo de los Tsáchilas, 23 y 24 de mayo de 2016

Los Dehonianos estamos presentes en Ecuador desde octubre de 1997 (el 15-X-1997 es la fecha oficial). Entonces éramos una sola comunidad dependiente de la Provincia española pero, desde que fuimos dos comunidades (15 de octubre de 1999), nos propusimos -entonces como “Zona SCJ de Ecuador”- tener ciertas reuniones o encuentros de fraternidad. Recuerdo que el primer encuentro tuvo lugar en nuestra casa de Bahía de Caráquez (8 de noviembre de 1999) y el segundo en nuestra casa de Quito (3 y 4 de enero del 2000). A partir de ahí, nos pareció que lo mejor era hacer estas reuniones a medio camino entre las dos comunidades, y nos decidimos por la casa diocesana de retiros “Santa Rosa” de Santo Domingo de los colorados (Santo Domingo de los Tsáchilas desde que este Cantón se erigió en Provincia).

Prácticamente nos hemos ido juntando alrededor de tres veces al año y, a decir verdad, hemos cumplido muy fielmente con el cumplimiento de este proyecto. Coincidiendo con la visita canónica anual del Padre Provincial hemos realizado una reunión especial, a la que llamamos “Asamblea”. Pues bien, para ratificar lo dicho, nada mejor que acudir a las actas donde consta que durante el tiempo que fuimos “Zona SCJ” (de mediados de octubre de 1999 hasta enero de 2010), realizamos nada menos 29 encuentros normales y 13 asambleas. De entonces hasta el presente, pero ya con el apelativo de “Distrito SCJ”, han sido 2 las asambleas y 5 los encuentros ordinarios. Indistintamente, los lugares de estas reuniones han sido nuestras casa de Bahía de Caráquez y Quito, así como esta  de Santa Rosa de Santo Domingo.

Hechas estas oportunas aclaraciones y explicaciones, voy a entrar en materia sobre nuestra “V Reunión del Distrito SCJ de Ecuador”. Los dos primeros puntos del orden del día eran muy puntuales y, con motivo de los recientes terremotos -especialmente del que tuvo lugar el día 16 de abril con una intensidad del 7,8 en la escala de Richter- se referían a: 1.- La situación de los hermanos y comunidad dehoniana de Bahía de Caráquez, y 2.- Las acciones y proyectos para Bahía.

Se manifestaron todos los miembros de la comunidad pero, especialmente se explayó el P. Bruno dos Santos, en calidad de Superior de la misma, quien nos habló de tres momentos o etapas:

a/ La del susto por el movimiento de la tierra y la consciencia de su magnitud, que rápidamente nos confirmaron los medios de comunicación tanto en nuestra ciudad como en las distintas poblaciones de Esmeraldas y Manabí, sobre todo las costeras. En Bahía fueron diez los fallecidos a consecuencia del sismo, bastantes edificios derrumbados y, la mayor parte muy afectados, entre ellos algunas de nuestras capillas, las viviendas de la Parroquia de La Merced, la casa de la Iglesia de San Jorge y nuestra Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.

b/ La de la atención a las personas damnificadas tanto en las emergencias sanitarias, como en la organización de las ayudas materiales enviadas para instalar las nuevas viviendas, así como el acopio y reparto de los alimentos de primera necesidad.

c/ Pasado el mes han comenzado a disminuir las ayudas y nos estamos reorganizando para una mejor distribución de agua y los alimentos, así como las posibles reconstrucciones de las viviendas. Nuestra casa de “Fanca” se ha convertido en un centro de acopio de las donaciones que llegaron, pero de cuya guarda y reparto se está ocupando la Policía. La comunidad SCJ sigue estando muy comprometida con la gente, especialmente ayudando para que llegue la normalidad, así como invitando a los parroquianos a quitar los miedos. Igualmente manifestaron su inmensa gratitud tanto pos las ayudas materiales como por el interés, la generosidad y la caridad de nuestros hermanos de la Provincia española, empezando por el P. José Luis Munilla, tan mentalizado y tan dinámico con todas nuestras causas. ¡Dios se lo premie!

Los siguientes puntos del orden del día eran un poco más como para andar por casa: informes de  las comunidades y sus posibles proyectos de obras a realizar:  informes sobre nuestras obras sociales; informes sobre la marcha de las parroquias; tema del voluntariado misionero para este próximo verano; la visita del Padre Consejero General, P. Stephen a Ecuador; el encuentro de los Laicos dehonianos de América Latina; informes de la pastoral juvenil, vocacional y misionera en nuestro Distrito; profesión perpetua del clérigo Humberto Hidalgo; publicaciones y otros.

Ciertamente, el momento para hacer este encuentro no era el más óptimo, como lo atestiguan las tres ausencias habidas: por vacaciones el P. Benjamín Ramos y el H. José Ma. Urbina y, por motivos de escolaridad, la del clérigo Humberto Hidalgo. De todas formas, en este tipo de encuentros, siempre llegamos a la conclusión de que el simple hecho de juntarnos todos los que estemos, ya merece la pena. Por supuesto, el ambiente fue muy distendido y fraterno, a lo que también contribuyó el espléndido lugar y el maravilloso clima, así como la generosa lluvia caída colaborando a dar mucha paz y sosiego a nuestros espíritus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *