Volver a abrir el corazón y entregarlo sin miedo

En esta Pascua he reído y he llorado, he hecho amistades que serán más fuertes que el paso del tiempo, me he conocido a mí mismo y me he sentido amado, pero amado de verdad, con un amor sin condiciones, un amor que no tiene nada que perdonar porque no te valora por lo que haces, sino por lo que eres; un amor que no necesita saber de tu pasado, solo necesita saber quién eres aquí y ahora. Y eso es algo que llevaba demasiado tiempo sin sentir y que me ha dejado con el alma tiritando y el corazón desprotegido de su más que habitual coraza.

He llegado a sentir que una sola mentira me podía romper en mil pedazos y un abrazo sincero podía recomponerme, he vuelto a saber lo que es la felicidad en una mirada y he comprobado como una persona entra un día en tu vida y la cambia desde la raíz.

En definitiva, esta pascua he conseguido, gracias a muchas personas y en especial a una, volver a abrir mi corazón y entregarlo sin miedo, porque he aprendido que quien da su vida la salva, y quien entrega su corazón recibe a cambio la paz interior que todos buscamos y muy pocos encuentran. Una paz interior que acalla todo el ruido de nuestro mundo interior y deja solo una leve melodía, un sonido tan tenue y maravilloso que cuando intentas cogerlo con las manos se te escurre entre los dedos y cuando tratas de describirlo con palabras te das cuenta que no puedes, porque no se puede dar lo que no se tiene ni enseñar lo que no se entiende. Y este sonido te aseguro que ni lo entiendo ni lo entenderé jamás, porque es algo mucho más grande que tú y que yo, porque se trata del sonido de la felicidad.

Testimonio Pascua Joven 2015 

Eugenio (Madrid)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *