Jornada de la Memoria Dehoniana 2019

memoria-dehoniana

Hoy celebramos la Jornada de Memoria Dehoniana. Recordamos y rezamos por todos los dehonianos fallecidos desde que en 1878 el P. Dehon fundara la Congregación de Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús. Especialmente recordamos a los que fallecieron de modo heroico, y dieron su vida como mártires.

Ya en el año 2000, el entonces Superior general, P. Virginio Bressanelli, al comunicar a la Congregación la aprobación del Decreto del martirio del Beato Juan María de la Cruz, nos invitaba a “recuperar la memoria histórica de aquellas figuras significativas, hermanas y hermanos nuestros, que pueden ser modelos y aliciente para vivir con mayor intensidad la vocación y la misión que tenemos en la Iglesia y en el mundo de hoy” (18.12.2000, prot 286). El 31 de mayo de 2004, el Superior general, P. José Ornelas Carvalho, comunicaba a la Congregación la instauración de la Jornada de la Memoria Dehoniana, que se celebraría todos los años el 26 de noviembre, día de la muerte de Mons. Wittebols junto a otros religiosos en Congo. “La muerte de Mons. Wittebols, con parte de su presbiterio, nos habla de un testimonio en la Iglesia y con la Iglesia, una Iglesia mártir y misionera”.

Este año queremos destacar la figura del P. Martino Capelli, scj. Hace 75 años, el 1 de octubre de 1944, fue asesinado por los alemanes nazi-fascistas junto al salesiano don Elia Comini y otros 39 hombres, mujeres y niños, en Pioppe di Salvaro (a 30 km de Bolonia). En la masacre de Monte Sole, conocida también como la matanza de Marzabotto, del 29 de septiembre al 5 de octubre de 1944 encontraron la muerte 1830 personas. En esta vigilia de oración, queremos acercarnos a la persona y la vida de nuestro hermano el P. Martino Capelli; a su deseo de ser misionero, a su pasión apostólica por el pueblo y a su disponibilidad al martirio.

 

Oración inicial

Padre lleno de bondad,

con amor nos has llamado a hacer de nuestra vida

un don agradable a ti y a nuestros hermanos.

Contemplamos en este día el ejemplo de tantos hermanos dehonianos,

que con su testimonio hasta la muerte

han proclamado la grandeza de tu amor.

Danos la gracia de conocer en profundidad,

de aceptar con generosidad,

sus vidas entregadas hasta el último aliento,

para tu gloria

y la salvación del mundo.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que es Dios,

y vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo,

Por los siglos de los siglos. Amén.

Descargar material para la celebración.

Descargar oración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *